Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 29 el Mar Sep 05, 2017 10:34 am.
Últimos temas
» Noticias TLC
Jue Ago 25, 2016 4:50 pm por Admin

» [Importante] Nuevo Staff
Mar Ago 16, 2016 11:44 am por Admin

» Modelo de ficha
Mar Ago 16, 2016 11:39 am por Admin

» Tecnología: Traje Semilla.
Vie Nov 27, 2015 11:41 am por Admin

» Territorio hostil
Miér Oct 21, 2015 2:52 pm por MasterCOM

» Primero un ojo,¿ ahora una prueba?
Miér Oct 21, 2015 2:40 pm por MasterCOM

» Búho de otro pozo [Alexander Ironheart]
Sáb Oct 17, 2015 1:34 pm por Sian Lova

» Trivia TLC
Vie Oct 16, 2015 4:27 pm por Sian Lova

» Wanted List
Vie Oct 16, 2015 11:41 am por MasterCOM

» Desafio TLC
Miér Oct 14, 2015 3:36 pm por Admin

Test
Contenido aquí
Créditos














CAN'T TOUCH THIS.
El diseño del Skin: "Red Line" corresponde al asombroso Alex Operative System. ABSTENERSE DE COPIARLO, PORQUE LOS ESTARÁ VIGILANDO.

Un heroico relato

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un heroico relato

Mensaje por Setsuna Shinomori el Vie Ene 03, 2014 11:03 pm

Los guerreros de la cruz de malta se lanzaron al asalto aproximadamente a a misma hora que el día anterior, protegidos por una lluvia de piedras que empezó a caer sobre la ciudad en el mismo momento en que los “brutos” corrían hacia la muralla sur de Shallows. Los defensores estaban dispuestos de modo similar al de la víspera. Mientras Wulfgar seguía en el parapeto, los bárbaros de Bruenor asumían la defensa de la puerta.

En esta ocasión, sin embargo, Bruenor estaba al lado de su amigo “El Bárbaro” . Lo mismo que Regis, que no se había querido perder la batalla por mucho que sus amigos insistieran en la conveniencia de que guardase reposo.
En el torreón, Catti-brie empezó a disparar sus flechas en respuesta al ataque. Los dardos luminosos surcaban el aire, señalando la posición de los paladines con nitidez y causando una gran mortandad entre sus filas.

Cuando los paladines llegaron a una decena de metros de las murallas, los arqueros de la ciudad los rociaron con una andanada de flechas que causó estragos entre los asaltantes, quienes al punto se vieron atacados por una de las bolas de fuego de Withegroo. A pesar del sinnúmero de bajas, los paladines alcanzaron la base de la muralla y empezaron a arrojar garfios y apuntalar escaleras, así como muchos otros comenzaron a golpear con grandes mazos y almádenas las puertas y muros de la ciudad. Armados con un ariete, un grupo pasó entre sus filas y se dirigió hacia la puerta, que a punto estuvo de ceder al primer embiste.
Bruenor, Regis y Wulfgar corrieron a taponar la primera brecha en el parapeto. Cuando un par de paladines saltaron al otro lado de las almenas, el “bárbaro” de inmediato levantó a uno en vilo y lo arrojó al vacío. A todo esto, Bruenor arremetió contra los otros paladines, arrojándose contra sus rodillas y haciéndoles perder el equilibrio. El enemigo asimismo cayó al vacío, aunque no al exterior, sino al patio, donde Dagnabbit y los suyos pronto dieron buena cuenta de ellos.

En el parapeto, Bruenor se enderezó en el momento preciso en que Regis corría a plantar cara a un nuevo paladín que asomaba por el parapeto. Sin pensárselo dos veces, el guerrero detuvo la carrera del cristiano, se situó frente a él y lo mandó al vacío de un hachazo tremendo. Cuando otro paladín se asomó, Bruenor lo rechazó muralla abajo machacándole el rostro con su escudo. A su lado, Regis trataba de ser útil, aunque la verdad era que el herido guerrero ya bastante hacía con esquivar las embestidas enemigas. La afilada hoja del hacha de Bruenor, más peligrosa en su incesante movimiento que todas las armas de los paladines vuela entre la nieve y el viento, buscando enemigos a los que abatir. Regis finalmente corrió junto a Wulfgar, quien estaba sumido en un verdadero frenesí de guerra. Mientras Aegis-fang (El martillo del bárbaro) daba cuenta de un enemigo tras otro, el salvaje guerrero arrojaba con un golpe de su poderoso hombro a todo paladín y sacerdote que asomara por el parapeto..

Lans Tartare
Abrumado por la pena, Lans , por primera vez en su vida de incomparable heroísmo, mostró una inimaginable expresión de pusilanimidad.

- Mi cuerpo tiembla, mi boca está reseca, mis miembros flaquean, mis cabellos se erizan. La espada  se me escurre de la mano y mi mente se tambalea. Me cuesta incluso permanecer en pie. Krishna, yo no busco la victoria sobre mis presentes enemigos. No busco reino ni comodidad. Déjalos atacar. Yo me enfrentare ante  ellos, seré el cebo de esta carnicería, esta tierra, no caerá, nunca dejaremos que caiga  ¡Ni siquiera por la suprema soberanía de los Tres Mundos, y mucho menos de la Tierra!-

Aquel guerrero conocido en estas tierras el “caballero negro” que hoy no viste mas que una capa y una zunga de leopardo para cubrir sus partes nobles, se encuentra mal herido, con su escudo mellado y la espada bañada en sangre, tanto o mas que su propio cuerpo, sangre enemiga e incluso sangre aliada, que en el caos de la locura y la desesperación se han unido como una. Un virote de una ballesta enemigo agujereo su escudo y le atravesó al instante el estomago, muy cerca del pecho, causando un daño mortal, mermando sus fuerzas, el conocido caballero negro ahora siente mas que nunca el rose gélido de la muerte tras recorrerle la espalda.

Puedo cantar                      mi propia historia,
hablar de mis viajes,                   y como a menudo he sufrido
tiempos de dura navegación       y días de mucho afán;
Amargas carencias                      a menudo en muchos puertos,
Y a menudo he aprendido            que difícil morada
es un barco en una tormenta,     cuando llegaba mi turno
en la ardua noche de vigía           a la proa del navío
viendo pasar los acantilados.     A menudo estuvieron mis pies
aprisionados por el hielo              en helados calzados,
Torturado por el frío,                   dominado por la angustia
Acongojado mi corazón,               anhelando una ayuda
Mi cansada mente de marino...  .Y todavía una vez más
La sangre en mi corazón                otra vez más
me empuja a intentarlo                  juegan las saladas olas;
El mar parecen montañas,            me urge nuevamente
El impulso de mi corazón              visitar lejanas tierras
A emprender un nuevo viaje,      en mares muy distantes...
Conocer a otras gentes…            Y otras  tierras…

Enfrenta a la muerte que se le fue relevada hace tiempo atrás de pie, esta mal herido, el enemigo ha hecho un buen trabajo en esta batalla, ha conseguido dañar a muchos de los mejores guerreros de ese territorio, como el valeroso Regis y al caballero negro Lans Tartare, ambos poderosos en el arte del combate, ambos heridos de muerte. Pero ninguno ha querido simplemente quedarse atrás, ninguno de ellos se perdonaría el no hacerle frente al enemigo hasta el final de la batalla, sea que ganen o pierdan, no pueden faltar en esta guerra.

El día anterior…
Lejos aun de la tierra firme del Gran Valford, tierra sagrada que el les ha concedido a esos hombres y mujeres valerosos que le sirven y rezan fielmente, los barcos enemigos comienzan a ser visualizados por los exploradores barbaros, quienes dan aviso a sus compañeros y hermanos que la batalla naval esta a la espera. Mientras las tropas se acercan a las costas, los canticos de guerra y alabanza al gran Valford no cesan, cada cual sabe que hoy es su gran dia, hoy serán llevados al cielo donde el los espera con las puertas de su hogar abiertas de par en par.

Lentamente, los sagrados guerreros y clérigos de la guerra van subiendo en los drakasr,  sus poderosos navíos de guerra los cuales hasta el momento no han tenido un rival a la altura de si mismos. En la proa de dicho navío se encuentra la famosa cabeza de dragón, el cual da nombre a estas poderosas naves creadas para ser imbatibles en mar abierto. Los drakkars eran embarcaciones largas, estrechas, livianas y con poco calado, con remos en casi toda la longitud del casco, un único mástil con una vela rectangular facilita el trabajo de los remeros, especialmente durante las largas travesías. En combate, la variabilidad del viento y la rudimentaria vela convertirá a los remeros en el principal medio de propulsión de la nave, por lo cual cada hombre esta preparado física y mentalmente para tal tarea, los dioses de la guerra no toleran los fracasos estúpidos como la fatiga o la estupidez. Los drakkars son construidos sin utilizar cuadernas, superponiendo planchas de madera; para tapar las juntas de unión entre las planchas se utiliza musgo impregnado con brea. El reducido peso del drakkar y su poco calado hacen posible que navegue por aguas de sólo un metro de profundidad, lo que posibilita un rápido desembarco e incluso el transportar la embarcación por tierra, lo cual lo transforma en un arma mortal y efectiva.


El Ormen Lange ( La Gran Serpiente) Es la embarcación mas famosa entre estos guerreros y tierras cercanas, donde el valeroso rey ha realizado sus mejores campañas, aunque en este momento a su cargo esta uno de sus mejores guerreros, Regis o como muchos le dicen Tala (El rayo) acompañado de decenas de sus hermanas y hermanos de batalla dispuesto a todo para vencer, el Ormen Lange jamas ha perdido una batalla y no serán ellos los primeros en escribir esa pagina negra en la historia de tan grandioso navío.


El gran guerrero a cargo de tal navío luce como debe lucir todo buen guerrero, un cuerpo moldeado para la guerra, conseguido luego de años de entrenamientos, combates y otras muchas travesías. Mide 1.92 de estatura, todo su cuerpo esta cubierto de fibrosos músculos. Sus cabellos marrones y largos hasta la cintura flamean debido al viento nórdico que viaja del principio a fin libre y sin ataduras. Un casco de hierro con cuernos a los lados protegen la cabeza de este guerrero, un cinturón y un brazalete de metal es lo que completa su indumentaria defensiva. Viste solo de unos pantalones de cuero negro y unas botas de cuero marrón oscuras, y en sus manos su poderosa hacha de batalla, treinta kilogramos del mejor acero es lo que Regis usa a la hora de la batalla en forma de un hacha descomunal de doble filo. Su barba larga así como sus cabellos de color marrón ahora lucen blancas debido a la nieve que en ellos se incrusta estando parado a la cabeza del gran navío que ese día tiene el honor de comandar.
En ese mismo navío, el caballero negro, ataviado de pies a cabeza con su poderosa armadura y empuñando sus armas ingresa en dicho navío, todo un honor, nunca jamas un extranjero ha tenido la gloria de subir al navío del mismísimo rey vikingo, solo Lans Tartare entre todos los mortales tiene dicho honor en ese día de guerra. Se acerca a Regis quien le indica a donde debe posicionarse, a diferencia del resto de los guerreros es el único que no conoce su lugar allí ya que es la primera vez que navega con ellos en esa nave marítima. Cada hombre se coloca en su posición, un desfile de cuerpos dignos de un dios de la guerra se ven allí uno al lado del otro, aquellas maquinas de guerra son el principal motor del navío, por lo cual todos y cada uno de ellos no conoce lo que es el cansancio.

Como ocurre con todas las otras formas de guerra en la actualidad, las tácticas navales modernas descansan sobre el principio de «disparar y moverse». El éxito real de la potencia de fuego depende de un buen reconocimiento y en la adopción de buenas posiciones de disparo. El movimiento es un componente muy importante del combate moderno; una flota naval actual ha de poder desplazarse, en consecuencia, varios cientos de kilómetros en un solo día. En la guerra naval la clave consiste en detectar al enemigo, al tiempo que se trata de evitar el ser detectado por el enemigo. Se gasta mucho tiempo y esfuerzo en negar al enemigo la oportunidad de que pueda detectar las propias fuerzas. Ese conocimiento es bien conocido por los guerreros del norte, quienes han creado a los drakkars con ese fin, el dominio naval en su totalidad, para eso combina conocimiento y brutalidad, que actuando como una sola los ha convertido hasta el momento en imbatibles, en especial en lugares donde pueden evitar el mar abierto. También es fundamental el concepto de espacio de batalla: una zona alrededor de una fuerza naval, dentro de la cual un comandante confía en detectar, perseguir, combatir y destruir las amenazas, antes de que éstas puedan llegar a convertirse en peligrosas. Esta es la razón de que una armada prefiera el mar abierto. La presencia de tierra (líneas de costa) y la topografía del fondo comprimen el espacio de batalla, limitando las oportunidades para maniobrar. Estos factores hacen que sea más fácil para el enemigo el predecir la localización de la propia flota, y hacen más difícil la detección de las fuerzas enemigas. Gracias a los diferentes bloques de hielo que se han formado en el rio y en el mar hace que no sea tan fácil avanzar, y es ahí donde sacan ventaja los barcos vikingos que a diferencia de los barcos enemigos son más pequeños, rápidos y fáciles de maniobrar. Es la medianoche, y están por arriesgarse a una jugada tan peligrosa como sorprendente, navegar de noche sin luz alguna, una cosa de locos que ellos están dispuestos a llevar a cabo. Viajaran lentamente por aguas tranquilas, esquivando bloques de hielos y los bordes del rio para así lentamente llegar a aguas del mar, allí deberán avanzar hacia los barcos enemigos, incendiarlos, abordarlos y viceversa. El plan salió como lo esperaban, para pasada la medianoche llegaron a las aguas del mar y una hora después comenzaron el primer ataque, abordaron la nave insignia y le prendieron fuego. El combate sobre el barco fue muy violento, muchos guerreros invasores fueron tomados desprevenidos, pero son demasiados y eso dio tiempo a que muchos otros pudieran tomar sus armas, lo cual derribo en un combate de lo mas violento .Por consejo de Lans Regis dio la orden al Ormen Lange atacar a los barcos cercanos mientras la incertidumbre y la confusión domina al enemigo, táctica que funciono a la perfección, varios barcos fueron hundidos, algunos cayeron mas rápidos que otros, pero los que estaban mas alejados se encontraron con tiempo suficiente como para armarse en su totalidad. Una explosión súbita alcanzo a la nave insignia y la explosión fue tal que la partió en dos. Varias balas de cañón fueron arrojadas hacia allí y hacia las otras embarcaciones. El enemigo busco la forma de sacar provecho de sus perdidas y así lo hizo, hundió a todo atacante que pudo junto a las propias embarcaciones que lograron hundir. Así fue la ultima vez que vieron a Regis y a Lans.

La travesía de esos dos guerreros para sobrevivir es digna de canciones y leyendas. Heridos de gravedad, con madera astillada sobre la propia carne y golpes varios sobre el cuerpo cayeron estos guerreros al mar al hundirse la embarcación insignia que abordaron y hundieron. La mayor fuerza de Regis y Lans se fue en sobrevivir, nadaron como pudieron hasta tierra firme, entre hielo, sangre y fuego. Pero allí tuvieron que enfrentar el frió de la noche y la caída de la nieve sobre sus cuerpos casi desnudos, lo cual fue muy duro. Cansados, heridos y hambrientos caminaron bajo el manto nocturno, tratando de no ser visto por enemigos. Para cuando llego el amanecer ambos llegaron a un paso que da al gran lago congelado, allí se encontraron con los dos ejércitos, los suyos y los ajenos, ambos disputándose el control de dicho lugar. Ellos estaban detrás de las filas enemigas, las cuales superan en numero a sus compañeros, y la superioridad es muy notoria, fácilmente se distingue.
La batalla comenzó y los cuerpos de ambos ejércitos comenzaron a caer sobre las aguas congelados, y como era de esperarse el enemigo fue tomando ventaja rápidamente. Detrás de Regis y Lans llegaron mas refuerzos por parte del enemigo, y de los costados, como si hubieran saltado desde la misma cúspide de la montaña . Krishna y Wulfgar llegaron junto a ellos, solo para ver lo que seria una batalla perdida. Lans avanzo hacia el frente, como si fuera a enfrentarse solo a los enemigos que intentan cruzar el gran lago congelado.

-¡Protejan a la  reina!-Exclamo el caballero negro, que ya poco de su armadura portaba, la mayoría del acero sobre su cuerpo fue destruido en la batalla naval que combatió horas atrás. Varios enemigos que enfrentaban a los nórdicos en un combate cerrado visualizaron a los pocos enemigos tras de ellos y corrieron a reclamar sus vidas, la de la reina y sus valerosos guerreros. Dos de ellos ni siquiera llegaron a estar cerca de ella que sus pies se congelaron en un instante, y en su desesperación de liberarse sus gargantas fueron cortadas por filosos y helados vientos nacidos del movimiento de espadas que ejecuto la reina de las tierras eternamente heladas.
Krishna

-¡Uh!, como si simples mortales pudieran tomar la vida de una diosa guerrera como yo. Wulfgar, Regis, hijos míos como todo lo que nace en esta tierra, mátenlos ¡Mátenlos a todos!- A su orden los guerreros orgullosos del norte entraron en combate, el cual rápidamente fue poniéndose en igualdad de condiciones gracias a la intervención de la reina y dos de sus guerreros mas poderosos.
 Wulfgar

A la orden de su reina Wulfgar y Regis corrieron a entablar combate al enemigo con todo lo que tienen sobre y dentro de ellos mismos. Wulfgar es sin duda uno de los guerreros mas grandes de esa tierra, tanto por su experiencia en combate como por su estatura, es un hombre que se alza por encima de los demás nórdicos en ese aspecto. Mide casi 2.10 de estatura y su musculatura es tan grande como su altura, Porta apenas algo de protección sobre su cuerpo, siendo estas protecciones brazaletes y una especia de grebas sobre las piernas y un casco con grandes cuernos sobre su cabeza. Viste a sus espaldas la piel de un tigre blanco y un cinturón de cuero le rodea la cintura siendo la maza de dos manos su arma favorita, sacando provecho de su gran fuerza y estatura usa el arma mas enorme que puede portar. Los cuerpos enemigos surcaron el aire debido a los golpes de Wulfgar quien despedaza a los enemigos de la cruz de malta como si no fueran nada, de izquierda a derecha barre cuanto enemigo entra en el radio de alcance de su gran maza de guerra. Regis quedo mas atrás, demasiado herido y cansado combate con valor y heroísmo, haciendo de estas su mejor arma, siendo ayudado en el combate por los poderes de la reina Krishna se mantiene con vida. Mas adelante la batalla en el lago se transformo en una rápida pero costosa victoria para el enemigo.

Lans Tartare en su carga impetuosa logro pasar a los pocos enemigos que se interponían entre el y la batalla en el lago congelado, siendo el primero en ver la victoria de los enemigos en ese lugar. Unas 8 decenas de hombres aproximadamente fue lo que el caballero de Arcadia llego a observar en una mirada rápida, los cuales le observaron y saborearon la victoria delante de sus ojos y de los ojos de sus acompañantes que iban llegando mas atrás de el.

-Esta es una batalla que difícilmente mi reina Krishna podremos ganar, son demasiados y nosotros somos cuatro con dos gravemente heridos y cansados.- Advierte Wulfgar a su reina.

-Los enemigos de mis hijos y mi tierra están frente a mi, sean decenas de ellos, cientos o miles yo, la madre de todo lo del norte no les daré la espalda- Orgullosa como todo rey y poderosa o mas que ellos, la sacerdotisa del dios de la guerra nunca cede en su palabra y esa no será su primera vez.

-¡¿Quieren nuestra tierra bastardos?!- Pregunto el caballero árcade en un grito tan eufórico como poderoso, las palabras de la reina le subieron la adrenalina y el orgullo tan alto como los picos de las montañas heladas. Tomando su espada a dos manos, en un movimiento poderoso clavo su espada en la tierra hincándose de rodilla, a tal profundidad que la hoja no podía verse, quedo hundida en el hielo viéndose de la misma solo la empuñadura bien sujeta por las manos de Lans Tartare.

-¡Pues se quedaran para siempre!-Con su grito como sentencia la tierra comenzó a temblar borrando rápidamente las sonrisas de victoria de los enemigos que comenzaron a hundirse en las aguas heladas del lago congelado. Muchos de ellos se arrojaron a los costados, desesperados buscaban llegar a tierra pero al llegar allí solo encontraron a la misma tierra volverse en su enemiga, ya que esta se abrió tragándose a varios de ellos dentro de ella. Entre gritos de desesperación, dolor y muerte se expandieron rápidamente por todo el lago y los alrededores, desapareciendo cada uno de ellos de uno a uno, muriendo ahogados o aprisionados en ese lugar. Cuando todo parecía haber pasado y alguno que otro creyo salvarse, un sonido desconocido para los extranjeros pero bien conocidos por los nórdicos se hizo presente en el lugar.

-¡Avalancha!-Grito Regis mientras huían tratando de alejarse lo mas que pueden del lugar.

- ¡Huye Árcade! ¡No que te quedes allí quieto idiota!- Le grito Wulfgar al caballero extranjero quien sin poder moverse fue sepultado junto a todo lo que se encontraba en el lago y sus cercanías en la propia tumba helada que el mismo provoco. Pasaron varias horas hasta que encontraron un superviviente en toda esa matanza, encontraron el cuerpo de Lans Tartare, helado y con problemas para respirar. Le asistieron y mientras lo hacían algunos guerreros consagrados a esa tierra junto al propio rey del norte se hicieron presentes en ese lugar. Con fuego cerraron las heridas del caballero extranjero y con hechicería y medios mas mundanos terminaron de traer a Lans al mundo de los vivos. Forzosamente se puso de pie ante la presencia del rey, aquel hombre que reconoció su valor años atrás y le permitió permanecer como invitado de honor entre los suyos.
Líder nórdico.

La sola presencia de ese rey hace temblar a los hombres comunes, envuelto en un aura de poder y muerte este ha demostrado poseer el poder digno de un dios de la guerra, alto como sus mejores guerreros, con barbas largar y cabellos largos rubios el viejo líder aun mantiene la corona como si la hubiera conseguido el día de ayer. Su armadura es de pieles de oso y lobo, su cinturón de cuero así como sus botas y el yelmo de cuero duro completan su indumentaria. Todo cuanto porta es de animales o símil, siendo este siempre equipado con lo que la Madre Tierra puede proveerle. Sus armas, una lanza y una espada, las cuales se dice ha bañado con la sangre de los mismos dioses el día que asumió como rey de todo aquel pueblo. Dos fieles lobos le acompañan, se sabe que el rey aprendió la lengua de las bestias, don otorgado por su esposa la cual ha recibido ese don de los dioses del norte.

-Árcade, los espíritus del norte cuentan de tu valía en combate, de tu gloria en el combate y el honor en tus actos en una tierra que no es tu tierra natal- Con la voz del trueno y el acero el ya veterano rey cuenta al propio Lans Tartare lo que la tierra del norte habla de el.

-Rey del norte, he aprendido a luchar con honor y con acero, pero aquí, en esta tierra aprendí a luchar con gloria, con valentía, aprendí a abrazar la muerte en cada uno de mis actos, aquí he aprendido a rezar y a entregar mi vida al dios de la guerra, he admirado a este pueblo como si fuera esta tierra la que me vio nacer- El silencio entre los presentes fue de tumba, sintiéndose solamente el viento susurrar y la nieve erosionarse y caer lentamente sobre todo ese territorio. El rey desenvaino su espada y corto levemente el cuello del caballero arrodillado ante el rey del norte, quien comenzó a hablar con los vientos, con la tierra y el mar.

-Los espíritus del mundo te llaman “Suur Vanker” Ese es tu nombre, desde hoy el día de tu nacimiento hasta el día de tu muerte- Los guerreros apuntaron sus armas hacia el y luego hacia los cielos, para luego exclamar su nombre a los cuatro vientos y a los mismos cielos, un nuevo hijo del norte acaba de nacer y siempre es bien recibido entre los suyos. Los lobos aullaron junto a los hombres, reconociendo al nuevo hijo del norte. Aquel que conocían como a Lans Tartare estaba en silencio, atónito, en toda su vida siempre soñó con un momento como ese, pero jamás pensó que un extranjero podía conseguirlo, un extranjero reconocido como un autentico hijo de Odín. Como si no tuviera herida alguna se puso de pie, con un aura de combate majestuosa, casi a la altura del mismo rey aseguraron todos aquellos que le observan.

-Tere tulemast koju, mu laps-Susurro la reina a la vez que acaricia el rostro de su nuevo hijo, mientras este cierra los ojos sintiendo el tacto de la sacerdotisa de Odín, madre de todo en el norte. Festejaron un poco, pero solo un poco, ya que la situación no daba para las risas. Viajaron todos juntos hacia la fortaleza de Shallows, donde al salir el sol harían frente a todo el resto de enemigos los cuales aun poseen una gran ventaja numérica a pesar de las numerosas batallas ganadas a base de fuerza y honor.

Ya estando en la fortaleza, mientras todos reunidos beben vino y comen carne asada “El barbaro” levanto su voz para hacerse escuchar. El veterano guerrero porta dos hachas medianas, una en cada mano como si no pesaran nada, porta una armadura que mezcla cuero duro y bronze. No usa casco y no se puede ver fácilmente su cuerpo a diferencia del resto de los guerreros nórdicos que van casi a flor de piel a la batalla. Sus cabellos largos y su barba son color marrón oscuro, así como sus ojos las cuales parecen avellanas oscuras.
El Bárbaro.

-Es una lastima hermano, morir el mismo dia de tu nacimiento- Sentencio “El barbaro”. Allí casi todos habían notado que las heridas de “El Gran Oso” No son fácilmente curables, por lo cual se infectaran si es que antes no muere por falta de sangre y similares efectos sobre el cuerpo. Todos miraron a su reciente nacido hermano y mostraron su tristeza, otros mostraron su orgullo mientras este les mira alto y orgulloso mientras sostiene una bota de vino en su mano derecha.

-Es mejor nacer y morir el mismo día que jamás haber nacido hermano mio- Lo dijo con una sonrisa, a lo cual exclamaron varias veces por “Suur Vanker”.
El rey se levanto de su trono y su mujer se levanto junto a el por lo que el salón quedo en silencio. Este camino hacia las murallas de la fortaleza y ellos le siguieron detrás en silencio. El rey se detuvo sobre las murallas, el frio viento le movía la barba y los cabellos danzaron libres al son del frió y gélido aire del norte. Lo mismo se repitió en el resto.

-También seria una lastima que uno de mis mas poderosos guerreros muriese sin haber entonado al menos una vez un himno de su sagrada tierra-Lanzo la copa de vino a la nada para que se pierda en una caída libre de cientos de metros hacia abajo, para luego comenzar a cantar una de sus canciones favoritas de la tierra que el protege y gobierna desde hace muchos años.

-Here to the blaze
I wander
Through this black night
I pounder
The edge of our mighty swords
Did clash
Fallen by our axes
Helmets smash

Glory and fame
Blood is our name
Souls full of thunder
Hearts of steel
Killers of men
Of warriors friend
Sworn to avenge our fallen brothers
To the end

One day too
I may fall
I will enter Odin's Hall
I will die sword in hand
My name and my deeds will
Scorch the land

Glory and fame
Blood is our name
Soul full of thunder
Hearts of steel
Killers of men
Of warriors friend
Sworn to avenge our fallen brothers

Sons of the gods today we shall die
Open Valhalla's door
Let the battle begin with swords in the wind
Hail Gods of War
Sons of Odin we for
By the hammer of Thor
Ride down from the sky
Another is born
Another shall fall
This day bent will die

(oh) Glory and fame
(oh) Blood is our name
(oh) Souls full of thunder
(oh) Hearts of steel
(oh) Killers of men
(oh) Of warriors friend
(oh) Sworn to avenge our fallen brothers

(oh) Sons of the gods today we shall die
(oh) Open Valhalla's door !
(oh) Let the battle begin with swords in the wind
(oh) Hail Gods of War !

(oh) Sons of the gods today we shall die
(oh) Open Valhalla's door
(oh) Let the battle begin with swords in the wind
(oh) Hail Gods of War !!

(oh) Let the battle begin with swords in the wind
(oh) Hail
(oh) Gods !!
(oh) Of War!!!
-
Sus guerreros rugieron de forma ponderosa mientras beben y gritan. La reina los observo y alzo la voz, poderosa como la diosa del norte que es comenzo a hacerse escuchar.

-Onward into the heart of battle
Fought the sons of Odin
Outnumbered many times
Still - they fought on
Blood poured forth from their wounds
Deep into the earth
Vultures waited for the broken shells
That once were bodies
Thus Odin alone would choose the day
They would enter Valhalla
And in their hour of need
He sent forth onto them The Berserker Rage
Now gods embed
They rose up from the ground
Screaming like wild animals
Such is the gift of absolute power
No blade or weapon would hurt them
They killed them and horses alike
And all who stood before them died that day
HAIL GODS OF WAR!!!-
El amanecer los encontró entonando canciones de guerra, mientras el enemigo se divisaba en el horizonte, no encontró un pueblo abatido ni desesperanzado, encontró un pueblo unido y con energías renovadas que los recibe con himnos de guerra gloriosas acorde a ese momento y a la gloriosa historia bélica de ese pueblo.

Ahora…
Ahora cada quien enfrente a la infinidad de guerreros a sus ideales que invaden el castillo que reside allí desde prácticamente el comienzo del mundo. Asbru (Puente de los Aesir) La fortalece lleva ese nombre ya que la misma une a la tierra con el dominio de los dioses es por primera vez pisada por enemigos, un acto imperdonable, este sagrado lugar solo puede ser visitado por los hijos de Valford, solo ellos han sido bendecidos por el padre de los dioses. Durante horas la batalla fue cruel dejando muertos por doquier por parte de ambos bandos. El propio rey envuelto en toda su majestuosidad y poder recorrió de un lado a otro la fortaleza, matando enemigos de todos tamaños sin dudar, seguido por sus lobos muy cerca quienes mataban junto a el todo a su paso. El rey abatió por si mismo mas de quinientos hombres, demostrando ser el elegido por Odín para dirigir al pueblo del dios de la guerra, pues el demostró ser la esencia de Odín en carne y hueso, y así fue hasta que una bala de un cañón que podía ser trasladado a pie le dio de lleno, prácticamente terminando con su vida. Pero imbuido en el poder del dios de la guerra su cuerpo se puso de pie, dominado solo por el poder de su alma continuo matando enemigos, cuando ya había perdido un brazo y su cabeza yacía varios metros atrás su cuerpo continuo matando y matando mientras era apuñalado infinidad de veces mientras avanzaba y avanzaba sin poder ser detenido, hasta que finalmente cayo rodeado de cadáveres enemigos, así fue como el rey del norte abrazo la muerte, rodeado de mil cadáveres enemigos, nunca antes se había conocido de un rey que pudiera llevar a cabo tal hazaña de poder y gloria.

La reina en lo alto vio a su esposo caer y rezo por el y por cada uno de sus hijos, los cuales morían y mataban sin parar, mientras reza en lo alto de la torre mas alta, hablando con el corazón del mundo, con el árbol de la vida misma, rogando por su bendición para toda esa tierra divina.

- NAIRA... ORIEL...TARNA...
Majestic winds of the northlands...
Protect our heroes from the deadly enemies...
Cover their lives with snow...
Rage on with all your fury!...
NAIRA... TARNA... ORIEL-NIRNAAN..." –


Una terrible tormenta de nieve descendió sobre el lado este de la Fortaleza, engullendo en un frio gélido que mato a muchos de ellos por congelamiento en pocos, muy pocos minutos. Los espíritus de los vientos del norte bailan en cada ráfaga de viento que convoca el ritual siendo la nieve brillosa la que representa en ese momento a la ira de los grandes vientos.

Bruenor, Regis y Wulfgar combaten como nunca antes lo han hecho en su vida, con una fiereza que hace dudar a otros y propios si en verdad esos hombres son seres humanos, parecen verdaderos demonios sedientos de sangre y violencia.

“El Bárbaro” por su parte se había separado del resto de los guerreros y llego junto a Suur Vanker , quien espera cerca de los ricos que dan al oeste de la fortaleza, lugar peligroso puesto que algunos enemigos perdidos que lograron desembarcar en esas costas se acercan rápidamente hacia él. Le escucha gritar mientras ve como por poco se puede mantener en pie, las heridas del día pasado le han desgastado la vida de una manera rápida y cruel, cosa que por supuesto importa poco a los enemigos que abarrotados los unos a los otros se acercan hacia el para arrebatarle lo poco que le queda la vida. Suur Vanker espera ser el cebo que atraiga al enemigo a un alud de hielo el cual debería crear Krisha, pero la madre del norte, habiendo perdido a su esposo y viendo como mas y mas de sus hijos mueren uno tras otro en su ira de guerrera y madre no puede concentrarse y no quiere aceptar usar a su reciente nacido hijo para lograr una gran ventaja en el combate. Los vientos llevan el mensaje ante la reina del norte, la cual lamenta y derrama lágrimas de tristeza, una por cada uno de los hijos e hijas que ha perdido en esa invasión, volviéndose esas lagrimas en espíritus del hielo recién nacidos.
Maldiciendo a sus enemigos “El bárbaro” inicio una carnicería mientras avanza buscando llegar a Suur Vanker, como hermano de armas que es no puede dejar que este muriese solo allí, desconociendo que ese que el intenta salvar esta ahí haciendo de cebo para una trampa mortal. Con honor y bañado  en gloria el Gran Oso combate con la fiereza y resistencia que reside en su nombre, prácticamente no es alcanzado por enemigos que mueren tras apenas entrar en el rango de la espada de tan valeroso guerrero que si bien esta perdiendo la vida a cada minuto que pasa su espíritu se baña y alimenta en el poder de la inmortalidad.

-Madre de todo el norte…Dese prisa-Le habla a los vientos aquel guerrero, en voz baja, sin fuerzas, como si esperara que sus sururros se transformaran en truenos en los cielos que llevasen su mensaje a través de toda esa helada tierra. Copos de nieve que caen desde los cielos poco a poco se fueron transformando en tormenta, y esa tormenta se transformo en algo parecido a una lluvia de estrellas. Los copos de nieve, cada uno imbuido en un espíritu del invierno se incrusto en la piel de los enemigos, calando dentro de las armaduras como si estas no existiesen, drenando rápidamente y de forma mortal las vidas de los enemigos cercanos a Suur Vanker. Para cuando la lluvia llegaba a su final, desde la lejanía podían tanto Lans como El Bárbaro unas pocas figuras acercarse, por la forma en que se movían supieron que eran enemigos, unos pocos, pero con el valor suficiente como para marchar hacia el frente aun perdiendo esa inmensurable cantidad de hombres. A los pocos minutos algunos pocos caballeros llegaron donde los dos hijos del norte permanecen de pie, cansados y heridos, uno de ellos mas herido que cansado los mira y los enemigos miran también, hablan entre ellos hasta que un caballero, el que parece ser el mas viejo de ellos da un paso al frente, apuntando a los guerreros con una espada larga, al parecer el arma predilecta para estos guerreros extranjeros.
Jacques de Molay

Se nota en el veterano guerrero canas y un cabello ya mas gris que negro, el poco cabello enrulado que le queda cae a los costados de su cabeza dejando el centro y la frente de la misma al descubierto, mostrando así su media calvicie. Viste ropas blancas como de sacerdote, así como una gran capa que le cubre de hombros hasta los pies. En el centro de pecho porta la cruz de malta que los caracteriza. El ojo experto de Suur Vanker nota que debajo de toda esa vestimenta tiene alguna especie de armadura, una cota de mallas es lo mas seguro que porte para proteger su cuerpo. Lo confirma al ver el tipo de botas que ese guerrero esta usando. La barba le cubre parte del rostro y ve en los ojos azules que no muestran miedo, solo orgullo y seriedad. A la orden de ese caballero sus dos escoltas, únicas escoltas que le acompañan iniciaron una pequeña carrera hacia él y el bárbaro el cual se adelanto para hacerles frente. Los caballeros que enfrentaban lucen armaduras de excelente calidad, pero realmente están golpeadas, se notan melladas y hundidas en ciertos lugares, mostrando así las marcas de haber estado activos en el combate. Suur Vanker no se movió de su lugar, aunque deseo ir en ayuda de su estimado hermano nórdico no lo hizo, el otro caballero, el que claramente es el líder se fue acercando hacia el a paso seguro y con gran estima, mostrando todo el parte que posee un verdadero líder, como Lans Tartare que fue, como comandante y jefe de una gran nación, como capitán y héroe, conquistador y campeón puede reconocer cuando un hombre o una mujer es mas que eso, cuando es mas que un simple soldado.
El caballero recito una plegaria y Suur Vanker no tuvo mas que tomar la espada con ambas manos y forzar su cuerpo a un extremo al que jamás lo había llevado, pero, sabiendo del estado en el que se encuentra, poco importa, morirá por la espada del enemigo o por las heridas recibidas a lo largo de la batalla, haga lo que haga ya no tiene salvación, por lo que, si va a morir, lo hará de pie con su espada en las manos. El veterano guerrero con su espada larga en las manos de abajo hacia arriba blandió su espada, la cual viajo hasta su enemigo acompañada del viento y la nieve que levanto del suelo. La espada dio contra la flambergue del nórdico guerrero quien si no fuera el por la violencia del impacto hubiera retrocedido varios pasos hacia atrás, el golpe del templario fue poderoso, imbuido no solo en fuerza, sino también portando el poder de su fe, la cual esta muy por encima de ser simple fuerza bruta. Pero si hablamos de fuerza nadie puede compararse al campeón de los titanes, basto solo un momento para que se afirmara bien sobre la nieve y con el impulso de un titán lo arrojo hacia atrás varios pasos, mostrando que sus músculos no están ahí para nada. El enemigo recupero la postura de inmediato y mas golpes encontraron se dieron de un lado y del otro.

-It's hard to believe that an animal possesses abilities similar to mine-Dijo el templario escupiendo a un costado, sin dejar de observar a su enemigo frente a el quien no muestra un flanco fácil para atacar.

-Animal call a champion among champions- Respondió el cansado guerrero quien sorprendió al invasor al hablarle en su mismo idioma.

-Conoces mi idioma, esta claro que no eres un bruto mas de estos que combaten por este país- Ciertamente el enemigo frente a el muestra un claro entrenamiento militar y de alto calibre.

-Hasta hace no mucho era el comandante de una gran nación- Respondió aquel que fue conocido como Lans Tartare, la mano derecha de Gilgamesh, el rey de Arcadia.

-Mis disculpas y mis respetos caballero, entonces, antes de que tenga el honor de enviar a otra vida a un comandante paso a presentarme. Soy Jacques de Molay, Gran Maestre de la Orden del Temple.-Poso la punta de su espada sobre la nieve, quedando de perfil a su adversario.

-Soy, o mejor dicho era Lans Tartare, ex comandante y jefe de todas las fuerzas militares de Arcadia- Llevo su mano derecha al pecho y golpeo su puño en el mismo, sobre su corazón.

-Sera un honor darle muerte al gran Lans Tartare-  Volvió a tomar su postura de combate, Jacques reconoce ese nombre, un nombre que ha salido de la isla de Avalon llegando incluso a otros continentes. Suur Vanker por su parte no dijo nada mas, se abalanzo hacia delante con la espada empuñada a dos manos, llevándola desde detrás de la nuca y haciendo que esta descienda sobre la cabeza de su experimentado enemigo quien haciendo un paso al costado y cruzando su espada de manera horizontal freno el ataque poderoso y temerario del defensor nórdico. Fue tanta la fuerza que llevaba esa espada que los brazos de Jacques no pudieron contenerla y su espada se clavo en la nieve, si no hubiera dado el templario un paso al costado a la hora de bloquear podría haber perdido un brazo debido a la fuerza incomparable del ex comandante de Arcadia. El Gran Maestre templario no dudo en aprovechar la cercanía e impactar con el codo de su brazo derecho sobre la frente de su enemigo unas tres veces, lo suficiente como para hacerlo retroceder unos pasos y sacárselo de encima, la proximidad del ex comandante será fatal, por lo que combatirá con un estilo ligero de ataque y movimiento a la vez, intentando alejarse del radio de alcance de Lans. Del ojo derecho del nórdico guerrero comenzó a caer la sangre, los golpes que el codo de Jacques hicieron un tajo en la ceja de Lans por lo que la sangre broto de prisa, lo que hace que le sea muy difícil desde allí en mas el poder ver bien con ese ojo, una gran ventaja para el líder de la Orden del Temple quien no se la llevo barata, su espada no deja de temblar, las manos del caballero quedaron temblando después de tan terrible impacto que tuvieron que soportar, la fuerza inhumana de ex caballero árcade dejaron su marca en ellas.

Los golpes se sucedieron de un lado y del otro, mas lejos de allí la guardia personal del Gran Maestre se enfrentaban a El Bárbaro en un combate sanguinario y sin cuartel, hasta tal punto que los caballeros templarios olvidaron algo de su honor en el proceso, por lo que en el fragor de la batalla utilizaron algún que otro recurso poco honorable para sus creencias, pero que en la demencia de la guerra no es mas que un recurso para sobrevivir y alzarse con la victoria. Pero El Bárbaro tiene la reputación de no haber sido derrotado jamás, ni siquiera por el propio rey nórdico quien fuera el mejor guerrero de ese país, por lo que lejos están los guardianes del temple de poder vencerlo así como así.

Jacques y Lans continúan en un combate que ya se ha cobrado la precisión de las manos de uno y parte de la visión de otro, los dedos de los pies y parte de la movilidad del primero y la casi nulidad del brazo izquierdo del segundo. El templario mostró su dolor por las heridas en su pie derecho, el pisotón que le dio Lans le rompió las grebas y quebró en ese mismo instante algunos dedos de su pie derecho, restándole mucha movilidad. El ex comandante por su parte recibió un tajo de la hoja de la espada de Gran Maestre a la altura del codo izquierdo, por lo que casi queda manco del impacto. Lans trata de apurar el resultado, la sangre que se escapa de su cuerpo le arrebata la vida minuto a minuto, un poco mas asi y morirá desangrado. Jacques temiendo por su vida y el fallo de su causa decide tomar en sus manos la mejor de sus armas, la cual es un regalo divino que solo el Gran Maestre de la orden puede portar. Se aleja unos pasos y comienza a rezar, de rodillas con la punta de su espada sobre el suelo, su frente se posa en la empuñadura de su arma mientras las palabras añoran como si fuera un cántico realizado por los mismísimos ángeles del cielo.

- Steel est corpus meum et meo spiritu ignis
Ego creavi millibus tela ...
Ignotum mors neque vita ... nota
Alzate montis HORRIFER cælum.-


El cielo nublado se abrió y dejo ver los rayos del sol que buscaron sin dudar al Gran Maestre. El viento dejo de soplar en ese instante, la nieve comenzó a derretirse y en lugar de copos de nieve ahora cae una lluvia tibia sobre ellos, como si el frió nórdico hubiese sido desplazado de allí de forma mística. Suur Vanker supo entonces que ese sujeto posee poderes místicos y sagrados como los de la Madre del norte.

Ad laborem sustinui armis multis.
Tamen manus istae numquam habebit aliquid.
Sic, dum precor ...
Gladius omnipotentiae virtus…


Haciendo uso de lo que le queda de vida el valeroso guerrero cargo como nunca contra el líder templario, sea lo que sea que este haciendo no puede dejar que lo concluya. La espada de Jacques se volvió completamente dorada y brillante, como si fuera un arma puramente de oro, bañada en plata y adornada por plumas y hermosos zafiros sobre la empuñadura, sin duda el arma más hermosa que los ojos del árcade hayan visto jamás. Con toda la temeridad y la fuerza que lo caracteriza cargo contra su enemigo, dispuesto a todo, ya no hay mañana, ya no tiene pasado, solo le queda ese mínimo momento de vida, un ultimo momento de gloria. Los pasos de Lans fueron tan poderosos que la tierra se rajo donde piso, la espada que arrastra sobre la nieve iba cargada con tanta fuerza que se hundió en la piedra que debajo de la nieve yace escondida. Alzando su voz en lo alto los terrenos cercanos cedieron deformando los mismos, levantándose pequeñas lomas y hundiéndose en otros lugares cercanos.

-Gladius Michael!-

Fue un as de luz, completamente inevitable para Lans quien sintió las fuerzas de su cuerpo abandonarlo de inmediato, su espada cayo en la nieve hundiéndose en ella rápidamente. La espada radiante de Jacques atravesó el pecho del defensor nórdico y salió por la espalda de este, volviéndose rojiza y dorada a la vez. Cayó de rodillas Lans y quedo a la altura de Jacques que se había encorvado a la hora de ejecutar su estocada, mirándose cara a cara mientras los ojos del primer se cerraban poco a poco.

-Como lo prometí, tomo tu vida honorable guerrero- Exclamo lleno de orgullo y respeto el Gran Maestre templario. Subió mas su espada cortando aun mas el pecho de su enemigo, lo cual hizo que este tuviera un espasmo y vomitara gran cantidad de sangre sobre sus ropas templarías, dando así por finalizado el combate, la victoria le pertenece. Movió su brazo para sacar la espada del pecho de su honorable enemigo pero para su sorpresa no pudo, cuando miro para saber que rayos pasaba vio como su sagrada espada esta siendo sujeta por la mano derecha de Lans, la cual sangra y yace casi desgarrada al tomarla con tanta fuerza que Jacques no la puede liberar del cuerpo donde esta incrustada, pero solo sostiene la espada, en parte también lo ha tomado de la empuñadura no dejando que se libere fácilmente de el. De súbito la mano izquierda de Lans tomo por el cuello a Jacques que ante la sorpresa no pudo reaccionar del todo. Tan fuerte lo tomo que el acero de su armadura se rompió ante la presión de esa mano de titan la cual de forma brutal le rompió no solo armadura sino también el cuello y parte del mentón.

-¡PERO NO ME IRÉ SOLO!- Rugió con la voz de los titanes de tal forma que al intentar ponerse de pie el suelo alrededor de ellos cedió y gran parte de la tierra se desprendió y cayo por el risco hacia las aguas heladas del mar, cayendo ambos guerreros sobre las piedras y picas de hielo afiladas del fin del acantilado, perdiéndose ambos cuerpos en las profundidades de las aguas del mar helado.
En el ultimo momento, cuando la vida dejo su cuerpo, cuando su mente ya se había apagado por completo, Lans elevo su espíritu de manera tal que trasgredió a la misma muerte, para así tomar una ultima acción, guiando su cuerpo y su mente solo con el poder de su alma, y así llevarse consigo al poderoso enemigo que con la espada mas poderosa que haya conocido en vida le arrebato la vida.


Ein Feuer brennt
Tausends Milen weg
Zeigt mir den Weg zum Ziel
Ich reit' Kometen
Mein Weg ist lang und schwer
Schweigen ist die schwerste Last
Kämpf gegen die Welt, nimm
alles was es gibt
Manchmal verliere auch ich
Geboren um gegen den Wind zu gehen
Geboren um zu verlieren
Wohin ich gehe, gehe ich allein
refr.:


Schlag die Schlacht
Leb wie du willst
Ich kenn' keine Not
Und keine Angst vor Tod
Schlag die Schlacht
Du hast die Wahl
Ich hab' ein Herz aus Stahl...

Geh den Weg nur vorwärts
Lasse nichts zurück
Es gibt nur eine Chance
Die jetzt lachen und sich freuen
Werden es noch sehen
Wenn wir schlecht begehen
Wir werden kehren auf
ein starkes Herz
Sie beugen daß auch
der Mut wird dahin
Dann lachen wir vorbei die Qual
Und schlägt das Herz aus Stahl!!!
Zu hart gehorch
Zu hart gehorch
refr...

Schlag die Schlacht
Leb wie du willst
Ich kenn' keine Not
Und keine Angst vor Tod
Schlag die Schlacht
Du hast die Wahl
Ich hab' ein Herz aus Stahl!

Schlag die Schlacht
Leb wie du willst
Ich kenn' keine Not
Und keine Angst vor Tod
Schlag die Schlacht
Du hast die Wahl
Ich hab' ein Herz aus Stahl!!!
-


"And the story ends..."

_________________
Spoiler:
avatar
Setsuna Shinomori


Presión policial : Nulo Respeto : 8
Dinero : 102051
Mensajes : 109
Edad : 33
Localización : N.H.P.D HQ

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.